HITOS DE MI CARRERA

1994
Mis primeras patadas al balón en Camas

PRIMERA FICHA OFICIAL EN LA FEDERACIÓN ANDALUZA DE FÚTBOL

Mis primeras patadas al balón en Camas

Con seis años me federaron por primera vez en el Camas (Sevilla). Ese año fuimos campeones de nuestra liga. Recuerdo como si fuera hoy cómo lo celebramos. Tampoco se me puede olvidar mi primer gol como federado. Me tiré al barro y todos mis compañeros se me echaron encima. Cuando eres niño, jugar al fútbol es muy diferente, todo es ilusión y compañerismo sin responsabilidades. Pero en aquel entonces ya soñaba con que el fútbol sería también mi profesión.

1996
Llegada al Sevilla, el club que me vio nacer

FICHAJE POR EL ALEVÍN DE FÚTBOL 7 DEL SEVILLA

Llegada al Sevilla, el club que me vio nacer

Dos años después de empezar a jugar en el Camas, llegué a las categorías inferiores del Sevilla. Guardo los mejores recuerdos de la ciudad deportiva, de mis compañeros y entrenadores, y de todo lo que aprendí durante esos años. Nunca podré agradecer lo suficiente el apoyo de mi familia, el cariño que siempre me dieron y tantas horas de coche para llevarme a entrenar y a jugar los partidos. Sin ellos, todo lo que vendría después hubiese sido imposible.

2002
El orgullo de representar a tu país

PRIMERA CONVOCATORIA CON LA SELECCIÓN ESPAÑOLA SUB-16

El orgullo de representar a tu país

Jugaba en el juvenil del Sevilla cuando recibí la primera llamada para jugar con la Selección Española. Es dificil de expresar con palabras el orgullo de representar a tu país. Era muy joven, pero ya sentía ese orgullo. Me llamaron para un torneo amistoso, pero mis ganas eran las mismas que si se tratara de un torneo oficial. Desafortunadamente, una lesión me impidió jugar. El debut iba a tener que esperar.

2003
Un partido, un gran aprendizaje

DEBUT CON LA SELECCIÓN SUB-17

Un partido, un gran aprendizaje

Pronto llegó la segunda llamada, esta vez ya con la sub-17 para preparar la Meridian Cup que se celebraba en Egipto. Pasé la noche anterior al partido vomitando, pero no dije nada a nadie. No podía quitarme de la cabeza lo que había pasado un año antes. Además, pensé que si no jugaba perdería una oportunidad y tal vez la llamada para la Meridian Cup. No dije nada, jugué y lo di todo en aquel partido, pero al llegar al vestuario estaba muy mareado. Los compañeros se preocuparon por mí y el míster, Juan Santisteban, me enseñó que el equipo siempre está por delante. Me quedé sin ir a Egipto, pero fue una experiencia y una lección que me hicieron crecer como futbolista y como persona.

2003
Mi primer partido en el Sevilla Atlético

DEBUT EN SEGUNDA B

Mi primer partido en el Sevilla Atlético

Cuando jugué mi primer partido con el Sevilla Atlético vinieron a mi memoria recuerdos de mis siete años en las categorías inferiores. El paso del fútbol 7 al fútbol 11, mis años de extremo, mis compañeros, los torneos de verano, el enorme sacrificio de mi familia… Había dado el salto al segundo equipo y el sueño de jugar con los profesionales estaba más cerca.

2003
Nuevo desafío con la Selección

DEBUT CON LA SELECCIÓN ESPAÑOLA SUB-19

Nuevo desafío con la Selección

Pocos meses después volvió a pasar el tren de la Selección. Daba el salto a la sub-19 con muchos de mis compañeros de la sub-16. No he podido olvidar el primer encuentro de clasificación contra Lituania la primera vez que me vestí de corto con el equipo. Era un grupo fantástico.

2004
Una firma que lo cambiaría todo

PRIMER CONTRATO COMO PROFESIONAL EN EL SEVILLA

Una firma que lo cambiaría todo

Y llegó el momento, mi primer contrato como futbolista. Lo que más me gustaba hacer desde niño se convertía también en mi profesión a los 17 años. Con mi primer sueldo, reformé la cocina y el cuarto de baño de casa de mi abuela Reyes.

2004
La conquista de mi primer gran sueño

DEBUT EN PRIMERA DIVISIÓN

La conquista de mi primer gran sueño

Tenía 17 años. Llevaba poco tiempo entrenando con los ‘mayores’ bajo las órdenes de Caparrós. Aún hoy me resulta imposible olvidar las palabras que me dijo antes del saltar al campo en Riazor: “Chaval, juega como tú sabes y como siempre lo haces”. Y eso hice. Salí, sustituí a Paco Gallardo, y me pegué a mi amigo (ese día rival) Luque desde el primer minuto. No podía desaprovechar mi oportunidad. El sueño de debutar en Primera División se había hecho realidad mucho antes de lo que hubiera podido imaginar.

2004
Mi primer título como profesional

CAMPEÓN DE EUROPA SUB-19

Mi primer título como profesional

Tras la vibrante fase de clasificación, volvía a encontrarme con mis compañeros. En ese grupo había jugadores con los que luego jugaría en la Absoluta: Silva, Albiol, Soldado, Juanfran… El grupo rebosaba ilusión y la victoria frente a Turquía fue el colofón a un gran torneo. ¡Qué vaselina de Borja Valero! Fue mi primer título como internacional, una experiencia imposible de olvidar…

2004
Tras la sub-19, la sub-21

DEBUT CON LA SELECCIÓN SUB-21

Tras la sub-19, la sub-21

El trabajo dio sus frutos. Creo que no fueron ni cinco partidos, pero es un recuerdo que guardo con mucho cariño. Compartía vestuario con grandes amigos de mi club como Navas o Puerta y otros que supongo que también os sonarán como Iniesta, Cazorla o Cesc. Me dio pena no completar la fase de clasificación con el grupo. Había una razón de mucho peso: estaba entrando en los planes de Luis Aragonés.

2004
Día para el recuerdo en el Sánchez Pizjuán

PRIMER GOL EN PRIMERA DIVISIÓN

Día para el recuerdo en el Sánchez Pizjuán

Había comenzado la temporada contando con la confianza de Caparrós. Recuerdo el momento como si fuera ayer. Era justo antes del descanso y perdíamos 0-1. Tiré una falta directa y, tras tocar en un jugador de la Real Sociedad, entró en la portería. Estallé de emoción. Era mi primer gol en Primera División. Otro sueño cumplido, y ya eran muchos en poco tiempo…

2005
Un debut para la historia

DEBUT CON LA SELECCIÓN ABSOLUTA

Un debut para la historia

Se hablaba mucho de que era posible que Luis Aragonés me llamara. En su tono habitual, Luis dijo: “No me importa que tenga 18 años. Está jugando en Primera todos los domingos”. Defender los colores de tu país y representar a millones de personas es algo que te llena de orgullo. Al llegar a la concentración me enteré de que, si jugaba, sería el debutante más joven en 64 años. Era un amistoso en El Helmántico contra China. Las horas previas estaba muy nervioso. En el descanso, el míster me dijo que iba a salir. Fueron 45 minutos de ensueño. ¡Había debutado con la Selección Absoluta!

2005
El broche de oro a un año mágico

JUGADOR REVELACIÓN DE LA LIGA 2004/2005 PARA LA UEFA

El broche de oro a un año mágico

¡Cuántos sueños había alcanzado en una temporada! Jugar las tres competiciones con el Sevilla, debutar con ‘La Roja’… Y entonces llegó mi primer reconocimiento individual: tenía un hueco en el Once Revelación de La Liga. Sin mi familia y mis compañeros y entrenadores hubiera sido imposible. Fue una enorme dosis de confianza para seguir trabajando.

2005
Llevo tu camiseta pegada al corazón

FICHAJE Y PRESENTACIÓN EN EL REAL MADRID

Llevo tu camiseta pegada al corazón

Solo tengo palabras de agradecimiento para Florentino y el resto de la directiva por la confianza que me demostraron. Tengo clavadas en mi mente algunas de las palabras del Presi en la presentación: “Para Sergio es un orgullo vestir esta camiseta y llevar el número 4 porque es consciente de lo que significa en nuestra historia”. Lo era. Fernando Hierro era uno de mis referentes y llevar su camiseta, un orgullo. Cuando me enfundé la elástica por primera vez, no me lo podía creer. Solo podía pensar en mis padres, en mis hermanos, en mis abuelos, en tanto sacrificio… Ese momento fue igual de único para mí que para ellos. Simplemente, era el día más feliz de mi vida.

2005
Unos días y debut en el Bernabéu

DEBUT OFICIAL CON EL REAL MADRID

Unos días y debut en el Bernabéu

Estaba en el Real Madrid y compartía vestuario con los mejores: Zidane, Raúl, Roberto Carlos… Luxemburgo me había convocado por primera vez y me dijo que iba a salir en la segunda parte. Estaba a punto de debutar con la camiseta blanca. Miré a la grada. Estaban mis abuelos, mis padres y mis hermanos. La alegría del estreno se vio ensombrecida por la derrota ese día, pero empezaba mi etapa como madridista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR